La morsa y el carpintero

A Lewis Carroll se le recuerda por Alicia, una de las figuras más importantes en la historia de la literatura infantil. Pocos lo recuerdan como un poeta, sin embargo casi la mitad de la obra de Carroll está escrita en verso. Además de las rimas que aparecen en los libros de Alicia sus obras más imprtantes en verso son el poema épico sinsentido La caza del snark Fantasmagoria. La mayoría de su obra poética como la mayoría de su obra bajo el seudonimo Lewis Caroll fue escrita con una audiencia infantil en mente, sin embargo también encontramos algunos versos satíricos y unos pocos poemas “melancólicos”.

En Alicia a través del espejo se encuentra el poema La morsa y el carpintero. Muchas interpretaciones se han hecho de éste poema, la más conocida es que La morsa representa al capitalismo y el carpintero a la clase obrera, si se hace la lectura desde este punto la lectura es obvio. Sin embargo, una interpretación quizá un poco menos conocida es la que hace Kevin Smith en su película Dogma, en la que un ángel haciéndose pasar por un ateo, intenta convencer a una monja de que Dios no existe, y utiliza como argumento el poema de Carroll.

–Déjame entender bien: ¿no crees en dios por Alicia en el Pais de las maravillas?

–No… Alicia a través del espejo. Ese poema La morsa y el carpintero, es una critica a la religión organizada. La morsa con su tamaño y su aparente bondad, obviamente representa a buda, o con sus colmillos, al Dios elefante Hindú, Ganesha, eso se ocupa de las religiones orientales. Ahora, el carpintero, quien es una obvia representación de Jesucristo, que fue críado por un carpintero, representa a las religiones occidentales, y en el poema ¿qué hacen? ¿qué hacen? Engañan a todas estás ostras para que los sigan, y luego proceden a ¡abrir y a devorarse a estás criaturas indefensas en masa! No sé lo que esto te diga a ti, pero a mí me dice que seguir estas fés basadas en figuras mitologicas asegura la destruccion del ser interior.

Me encanta ésta interpretación del poema, sin embargo no existe prueba alguna de que Caroll tuviera alguna intención crítica con éste. El ilustrador de las novelas mencionó que el autor le dio a escoger entre dibujar un carpintero, una mariposa o una baronesa, puesto que las tres palabras encajaban con la metrica del verso. Parece que la decision de poner al carpintero fue del dibujante, lo que supone que su profesion no importaba. Caroll era famoso por zafarse de las preguntas de interpretacion de sus textos con un político “No sé”, sin embargo no era porque no le gustaran, en una carta a una de sus amigas el autor escribe: “Un libro debe significar mucho más de lo que el escritor pretendía”.

La morsa y el carpintero

La morsa y el carpintero 
se paseaban cogidos de la mano: 
lloraban, inconsolables, de la pena 
de ver tanta y tanta arena. 
¡Si sólo la aclararan un poco, 
qué maravillosa sería la playa! 

–Si siete fregonas con siete escobas 
la barrieran durante medio año, 
¿te parece –indagó la morsa atenta– 
que lo dejarían todo bien lustrado? 
–Lo dudo– confesó el carpintero 
y lloró una amarga lágrima. 

¡Oh ostras! ¡Venid a pasear con nosotros! 
requirió tan amable, la morsa. 
–Un agradable paseo, una pausada charla 
por esta playa salitrosa: 
mas no vengáis más de cuatro 
que más de la mano no podríamos. 

Una venerable ostra le echó una mirada 
pero no dijo ni una palabra. 
Aquella ostra principal le guiñó un ojo 
y sacudió su pesada cabeza... 
Es gue quería decir que prefería 
no dejar tan pronto su ostracismo. 

Pero otras cuatro ostrillas infantes 
se adelantaron ansiosas de regalarse: 
limpios los jubones y las caras bien lavadas 
los zapatos pulidos y brillantes; 
y esto era bien extraño 
pues ya sabéis que no tenían pies. 

Cuatro ostras más las siguieron 
y aún otras cuatro más; 
por fin vinieron todas a una 
más y mar y más... brincando 
por entre la espuma de la rompiente 
se apresuraban a ganar la playa. 

La morsa y el carpintero 
caminaron una milla, más o menos, 
y luego reposaron sobre una roca 
de conveniente altura; 
mientras, las otras las aguardaban 
formando, expectantes, en fila. 

–Ha llegado la hora –dijo la morsa– 
de que hablemos de muchas cosas: 
de barcos... lacres... y zapatos; 
de reyes... y repollos... 
y de por qué hierve el mar tan caliente 
y de si vuelan procaces los cerdos. 

–Pero ¡esperad un poco!– gritaron las ostras 
y antes de charla tan sabrosa 
dejadnos recobrar un poco el aliento 
¡que estamos todas muy gorditas! 
–¡No hay prisa!– concedió el carpintero 
y mucho le agradecieron el respiro. 

–Una hogaza de pan –dijo la morsa–, 
es lo que principalmente necesitamos: 
pimienta y vinagre, además, 
tampoco nos vendrán del todo mal... 
y ahora, ¡preparaos, ostras queridas!, 
que vamos ya a alimentarnos. 

–Pero, ¡no con nosotras!– gritaron las ostras 
poniéndose un poco moradas; 
–¡que después de tanta amabilidad 
eso sería cosa bien ruin! 
–La noche es bella –admiró la morsa– 
¿no te impresiona el paisaje? 

–¡Qué amables habéis sido en venir! 
iY qué ricas que sois todas! 
Poco decía el carpintero, salvo 
–¡Córtame otra rebanada de pan!, 
Y ojala no estuvieses tan sordo 
que, ¡ya lo he tenido que decir dos veces! 

–¡Qué pena me da –exclamó la morsa– 
haberles jugado esta faena! 
¡Las hemos traído tan lejos 
y trotaron tanto las pobres! 
Mas el carpintero no decía nada, salvo 
–¡Demasiada manteca has untado! 

–¡Lloro por vosotras!– gemía la morsa. 
–¡Cuánta pena me dais!– seguía lamentando 
y entre lágrimas y sollozos escogía 
las de tamaño más apetecible; 
restañaba con generoso pañuelo 
esa riada de sentidos lagrimones. 

–¡Oh, ostras!– dijo al fin el carpintero. 
–¡Qué buen paseo os hemos dado!, 
¿os parece ahora que volvamos a casita?– 
Pero nadie le respondía... 
y esto sí que no tenía nada de extraño,
pues se las habían zampado todas.
About these ads

2 Respuestas a “La morsa y el carpintero

  1. Milagros Nathali Silva

    Felicidades!Me gustó muchísimo este post!

  2. No lo conocia, sin embargo mas que una fabula moral, me parece tremendamente ludica, (lo que da un eje interesante a la obra es la figura del carpintero) y permite tantas lecturas como lectores distintos.
    Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s