México Florido y Espinudo – Pablo Neruda

México con su nopal y su serpiente; México florido y espinudo, seco y huracanado, violento de dibujo y de color, violento de erupción y de creación, me cubrió con su sortilegio y su luz sorpresiva.

Lo recorrí por años enteros de mercado a mercado. Porque México está en los mercados. No está en las guturales canciones de las películas, ni en la falsa charrería de bigote y pistola. México es una tierra de vasijas y cántaros y de frutas partidas bajo un enjambre de insectos. México es un campo infinito de magueyes de tinte azul y corona de espinas amarillas.

México, el último de los países mágicos; mágico de antigüedad y de historia, mágico de música y de geografía.

Y no hay en América ni tal vez en el planeta, país de mayor profundidad humana que México y sus hombres. A través de su aciertos luminosos, como a través de sus errores gigantescos, de vitalidad profunda, de inagotable historia, de germinación inacabable.

Tomado de Confieso que he vivído, Círculo de Lectores, 1978.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s