Todos los amantes son poetas

“Los gestos de Chloe eran como la puntas de un iceberg, un indicio de lo que se hallaba sumergido. ¿Acaso no era necesario un amante para distinguir su verdadero valor? ¿Un valor que naturalmente carecería de sentido para alguien menos curioso, menos enamorado?”

Este es un fragmento de Essays on Love, una novela del filósofo Alain de Botton. Con respecto a los gestos, el narrador se refiere a los movimientos de Chloe al pasar los artículos por la caja del supermercado, que a él le parecen adorables. En este capítulo el narrador está confundido sobre por qué está enamorado de su amada, y le parece una locura que el amante no logre aceptar la normalidad de los actos del amado. Lo que a mi me pone a pensar es que en el acto de amar el amante se vuelve un poeta. No por cursi, ni romántico, ni porque tenga la capacidad de ponerle palabras a sus sensaciones. Más bien porque el amante logra encontrar un significado oculto y extraordinario a los gestos más normales, y a las acciones más triviales. El enamorado encuentra la belleza, por ejemplo, en como su amado come una manzana, se echa el cabello hacia atrás o como le cuesta trabajo pronunciar cierta palabra. Ese encontrarle significado a un detalle que para el resto del mundo estaba velado es una parte esencial de la poesía. Y que los poetas buscan constantemente para escribir un poema, eso, los enamorados lo están haciendo todo el tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s