Archivo de la etiqueta: poema de amor

Imagen

Ayuda

IMG_0818.JPG

Tres versos

Nos tocamos
nos quitamos la ropa
y nos fuimos a la cama
yo era hoy
ahora
instante de tres versos

Debí haber sabido
yo que nunca he visto el futuro

Traté de ser mañana
o algo parecido
una casa
una pensión
una biblioteca!
Y era tres versos

Me hubiera gustado serlo
si hubiera sabido
y debí saberlo.

Martes – Tiwesdæg

Martes significa “día de Marte” el dios romano de la guerra, gracias a la interpretatio germanica sucede lo mismo en inglés Tuesday viene de “Tiwredaeg” o “día de Tyr” el dios nórdico de la guerra. Algo de ahí, no sé qué, inspiró este poema de amor.

Se acabó la guerra
soltaron los martillos
hombres y mujeres
volvieron a casa a cosechar la sangre
Pero tu cabello sigue en llamas
En medio del campo
tus lágrimas se evaporan antes de caer
como si no hubiera pasado nada

Ha cesado la tormenta de Odín
tu sed no se apaga
Y tratas saciarla con los muertos

Cae la noche ya
Acaricio tu cabello con la mano del lobo
Recuéstate
Voy a hablarte de la paz.

Parado en la fila, espero

Hago fila para verte
piernas de cisne al vuelo
y tu sonrisa como las ondas
que deja el ave en el agua
abriéndose
todo se detiene pero se mueven
Espero
pero no te conozco
como todas las personas que no se conocen
y que en vez de esperar
deberían rebelarse
contra el tiempo
y abrazarse
y discutir sobre la pasta de dientes
hasta la cama

Duelo

Tu despiertas y
yo despierto, me temo
que alguien debe
pararse de la cama
en algún momento.

Imagen

Plumas y cohetes

IMG_4285-0.JPG

Imagen

Ladrón

IMG_4159.JPG

Imagen

Cada mañana

IMG_0486.JPG

Valsando un vals como Velarde…

Un día como hoy en 1921 murió el poeta Ramón Lopez Velarde. Y un día como hoy te digo: Y pensar que pudimos

Y pensar que extraviamos
la senda milagrosa
en que se hubiera abierto
nuestra ilusión, como perenne rosa…

Y pensar que pudimos
enlazar nuestras manos
y apurar en un beso
la comunión de fértiles veranos…

Y pensar que pudimos
en una onda secreta
de embriaguez, deslizarnos,
valsando un vals sin fin, por el planeta…

Y pensar que pudimos,
al rendir la jornada,
desde la sosegada
sombra de tu portal y en una suave
conjunción de existencias,
ver las cintilaciones del Zodíaco
sobre la sombra de nuestras conciencias…