Archivo de la etiqueta: poemas de amor

San Valentín

dez-light-f11

Después de leer tantas veces San Valentín esta mañana, recordé este poema de la escocesa Carol Ann Duffy que tiene poemas de amor que me gustan mucho más que este, pero este poema es tierno y sarcástico a la vez y es divertido y es triste por momentos, pero sobre todo es perfecto para hoy. La traducción es mía.

 

San Valentín

 

Ni una rosa roja, ni un corazón de satén.

 

Te doy una cebolla.

es una luna envuelta en papel marrón.

Promete luz

como desvestir cuidadosamente el amor.

 

Toma.

Te cegará con lágrimas

como un amante.

Hará de tu reflejo

una foto temblorosa del dolor.

 

Estoy tratando de ser honesta.

 

No es una linda carta ni un besograma.

 

Te doy una cebolla.

Su beso feroz que se quedará en tus labios,

posesivo y fiel

como nosotros

el mismo tiempo que nosotros.

 

Tómala.

sus círculos platinados se encogen hasta ser anillos de bodas,

si quieres.

 

letal.

su aroma se aferrará de tus dedos,

se aferrará a tu cuchillo.

Anuncios

Drakkar

Yo creo que este es un poema de amor, pero puede ser un poema de lo que sea.

 

Drakkar

 

Pudiste haber dicho que no

y entonces no hubieran zarpado

cuatro  barcos de casco trincado

a saquear y en el camino

descubierto un continente.

 

Hubiéramos quedado más contentos

pero más pobres

y hubiéramos muerto

a los ochenta años de aburrimiento.

Si no hubieras abierto la boca.

Recomendación: Ser Azar

El jueves pasado se presentó en el Centro Xavier Villaurrutia el nuevo libro de poesía de mi querida Julia Santibañez, Ser azar. De regreso a mi casa con 2 mezcales encima, leí un poema, dos, y cuando me di cuenta ya lo había leído completito y quería hacerlo de nuevo. Ser Azar está divido en tres partes: Vida, Amor y Muerte. Elegir estos tres temas para formar un libro y dividirlo de esta manera es como echarse a los leones sin espada. Un acto de absoluta valentía, honestidad o ingenuidad, y cualquiera que conozca a Julia sabe que de lo tercero no se le puede acusar. Ser Azar sale victorioso en este acto de audacia a base de honestidad, que es uno de las mayores virtudes de un poeta, de imágenes precisas, y de humor. Ser azar es un libro igual de generoso que su autora.

Naturalmente mi parte favorita fue la segunda, dedicada al amor; sin embargo en tantos de los poemas encontré lo que tantas veces he querido decir y no he podido ante, precisamente, el amor, la vida y la muerte. Pero ya he dicho más de lo que pretendía, porque nada los convencerá tanto como un poema suyo, dificil de elegir solo uno, así que les dejo este poema de amor sensual, y les recomiendo mucho que lo busquen ya en las librerías.

 

Imagen

Me aferro al recuerdo del beso

recuerdo.JPG

Podria agradecerte por abrir las piernas

PODRÍA AGRADECERTE POR ABRIR LAS PIERNAS
como las puertas de tu casa
por invitarme a pasar
y a ponerme cómodo
pero más bien como una planta carnívora
de la vista
nace el amor
lentamente en mi se cierran
y me devoran por días.

Las piernas temblando

Busca el árbol donde grabaste tu nombre

hace años de noche las luces de los autos

en la ventana las manos extendidas

En medio de la lluvia las piernas temblando de frío

Donde nos bautizamos y nos llamamos hombre y mujer

fuego de guerra luna nueva mar de agosto

Abrázalo cúbrete en él del viento

de la lluvia espérame acostada

echa raíces

Ajedrez

IMG_4979.JPG

Jugamos ajedrez
ella toma las blancas
porque yo no tengo un comienzo
intercambiamos cordialidades
ella mueve su caballo
yo muevo un peón
ella parece decidida
sabe a dónde va.

Yo tomó algunos de sus peones
ella toma algunos de los míos
le quito su caballo
como si le quitara la blusa
le quito otro alfil
como si se acostara en la cama
Ahora recuerdo como se hace
yo también puedo sacar las armas

Hago jaque y sonrió
esto será una muerte rápida
pobrecita
con los ojos como soles
que se reflejan en la piscina
Así que juego
como el gato con el ave
y miro sus ojos
y se lleva un peón mío
como si se lo hubiera dado yo envuelto
y un caballo luego
pero sigue entre mis garras

Pero sus ojos me deslumbran
la suelto y con ella se van
mis torres
Estamos en las mismas condiciones
sin ejército
lamentablemente alguien tiene que ganar.