Archivo de la etiqueta: poemas

Los últimos 2 poemas del Pizarrón

Ya ni me acuerdo si están buenos. Si sí me avisan.

IMG_0480

IMG_0476

Imagen

Insuficiente

IMG_4748.PNG

La alianza

No somos aliados
como decía el papel que firmamos
cuando quisimos
reunir a nuestros ejércitos
de cielo y fuego
y nos dimos la mano
Y el brazo
el pecho y las piernas
no se reunieron los incendios
No corta la obsidiana
a los mismos enemigos
ni bebemos de la misma copa
Tu eres tu guerra
y soy la mía yo.
Y a veces son la misma.

Un día despiertas

Captura de pantalla 2015-02-24 a las 11.48.12

Imagen

Cazador

IMG_4342.JPG

Imagen

La locura

IMG_4312.JPG

Imagen

El cementerio

IMG_4141-0.JPG

Ganas

Quisiera haber dicho algo
desde un podio
antes de irme

y que me vieras
con ojos de lo estás haciendo
y saberlo sin mirarte

No preguntarle a nadie
saberlo
saber tantas cosas
que no fuera necesario
tocar con los pies el suelo

Arrebatarte del mundo
como un rayo de luz
con la boca
con ojos de tengo todo el agua
para tu sed

Pero las ganas
no consiguen miradas
y está mal visto
que uno las enseñe
así, desnudas.

After Such Pleasures – Cortázar

Cortázar tiene muchos seguidores. Es uno de esos autores pop que sólo han seguido ganando lectores luego de su muerte; pero de esos muchos seguidores pocos saben que Cortázar también era poeta. La crítica nunca lo consideró un gran poeta, tal vez porque carecía del espíritu vanguardista de su narrativa.  que Para mí leer sus poemas me provoca una especie de tierna frescura. Para mi Cortázar si era un buen poeta.

After such pleasures

Esta noche, buscando tu boca
en otra boca
casi creyéndolo, porque así de
ciego es este río
que me tira en mujer y me
sumerge entre sus párpados,
qué tristeza es nadar al fin hacia la
orilla del sopor
sabiendo que el sopor es ese
esclavo innoble
que acepta las monedas falsas,
las circula sonriendo.
Olvidada pureza, cómo quisiera
rescatar
ese dolor de Buenos Aires, esa
espera sin pausas ni esperanza.
Solo en mi casa abierta sobre el
puerto
otra vez empezar a quererte,
otra vez encontrarte en el café de
la mañana
sin que tanta cosa irrenunciable
hubiera sucedido.
Y no tener que acomodarme de este
olvido que sube
para nada, para borrar del
pizarrón tus muñequitos
y no dejarme más que una
ventana sin estrellas.

Valsando un vals como Velarde…

Un día como hoy en 1921 murió el poeta Ramón Lopez Velarde. Y un día como hoy te digo: Y pensar que pudimos

Y pensar que extraviamos
la senda milagrosa
en que se hubiera abierto
nuestra ilusión, como perenne rosa…

Y pensar que pudimos
enlazar nuestras manos
y apurar en un beso
la comunión de fértiles veranos…

Y pensar que pudimos
en una onda secreta
de embriaguez, deslizarnos,
valsando un vals sin fin, por el planeta…

Y pensar que pudimos,
al rendir la jornada,
desde la sosegada
sombra de tu portal y en una suave
conjunción de existencias,
ver las cintilaciones del Zodíaco
sobre la sombra de nuestras conciencias…