[arbolito] de e.e. cummings

 

45978955482_8b5510bf5e_z.jpg

Regresando de Navidad, encontré en mi correo este poema de e.e. cummings y no sé por qué me dio por traducirlo. Es un poema ingenuo desde el punto de vista de un niño, tal vez alguna melancolía por esta ingenuidad infantil. Y tal vez también un impulso de trabajar con el ritmo y el metro.

 

arbolito

sereno arbolito de navidad

eres tan pequeño que

eres como una flor

 

quien te encontró en medio el bosque

¿y te pusiste triste al partir?

mira       yo te consolaré

porque hueles tan dulce

 

y besaré tu corteza fresca

y te abrazaré muy fuerte

como si fuera tu madre

pero no tengas miedo.

 

mira      las lentejuelas

que duermen todo el año en una caja

soñando con salir y poder brillar,

las esferas las cadenas rojas y doradas el hilo esponjoso,

 

levanta tus bracitos

para sostenerlos y te daré todo esto

todos los dedos tendrán su anillo

y no quedará ni un rincón triste y oscuro

 

luego cuando estén bien vestido

te pararás en la ventana para que todos te vean

y ¡cómo te mirarán!

ay estarás tan orgulloso

 

y mi hermanita y yo nos tomaremos de las manos

y mirando a nuestro hermoso árbol

bailaremos y cantaremos

“Navidad Navidad”

Anuncios

San Valentín

dez-light-f11

Después de leer tantas veces San Valentín esta mañana, recordé este poema de la escocesa Carol Ann Duffy que tiene poemas de amor que me gustan mucho más que este, pero este poema es tierno y sarcástico a la vez y es divertido y es triste por momentos, pero sobre todo es perfecto para hoy. La traducción es mía.

 

San Valentín

 

Ni una rosa roja, ni un corazón de satén.

 

Te doy una cebolla.

es una luna envuelta en papel marrón.

Promete luz

como desvestir cuidadosamente el amor.

 

Toma.

Te cegará con lágrimas

como un amante.

Hará de tu reflejo

una foto temblorosa del dolor.

 

Estoy tratando de ser honesta.

 

No es una linda carta ni un besograma.

 

Te doy una cebolla.

Su beso feroz que se quedará en tus labios,

posesivo y fiel

como nosotros

el mismo tiempo que nosotros.

 

Tómala.

sus círculos platinados se encogen hasta ser anillos de bodas,

si quieres.

 

letal.

su aroma se aferrará de tus dedos,

se aferrará a tu cuchillo.

Al año nuevo

Feliz año nuevo a todos con este poema de W.S. Merwin. La traducción es mía.

 

Con que calma finalmente

apareces en el valle

tu primer rayo de luz se agacha

para tocar la punta de unas pocas

de las hojas altas que no se mueven

como si no lo hubieran notado

y no te conocieran para nada

luego suena la voz de la paloma

lejos de sí misma

en la tranquilidad de la mañana

 

este es tu sonido

aquí y ahora sin importar

si alguien lo escucha aquí

es donde llegamos con nuestra edad

nuestro conocimiento tal cual

y nuestras esperanzas tal cual

invisibles para nosotros

inmaculadas y posibles aún

Respuesta a Daddy

IMG_1281.JPG
Lo mejor de comprar libros de segunda mano, al menos para mí, es encontrar anotaciones, subrayados, y orillas dobladas que cuentan la historia de lecturas previas, que nos llevan los ojos a una palabra o unos versos como un amigo que dice, “mira, lee esto” o un maestro que nos explica un fragmento.
Compré hace poco por internet una copia usada de Birthday Letters de Ted Hughes que por alguna extraña razón dejó de editarse y me llegó con anotaciones y hasta un útil clip amarillo. Su lector no solo subrayó sus versos favoritos sino que sabía lo suficiente de Ted Hughes y Sylvia Plath como para hacer unas simples relaciones entre Birthday Letters y Ariel de la Estadounidense. Una de las anotaciones dice simplemente “Respuesta a Daddy”, uno de los poemas más famosos de Ariel y el que originalmente le daba titulo al libro. Me encanta encontrar estas cosas en los libros usados, aunque si soy sincero lo mejor de los libros usados es el precio.

IMG_1282.JPG

Drakkar

Yo creo que este es un poema de amor, pero puede ser un poema de lo que sea.

 

Drakkar

 

Pudiste haber dicho que no

y entonces no hubieran zarpado

cuatro  barcos de casco trincado

a saquear y en el camino

descubierto un continente.

 

Hubiéramos quedado más contentos

pero más pobres

y hubiéramos muerto

a los ochenta años de aburrimiento.

Si no hubieras abierto la boca.

Trata de alabar el mundo mutilado

Este poema de Adam Zagajewski, apareció en el New Yorker el 24 de septiembre del 2001 y, según cuenta Mary Oliver, fue compartido entre la gente, de mano en mano, en los días posteriores al ataque a las torres gemelas. Después de lo que parece que ha sido un medio año difícil, me pareció adecuado compartirlo. La traducción es mía.

 

Trata de alabar el mundo mutilado

 

Trata de alabar el mundo mutilado.

recuerda los largos días de junio

y las fresas silvestres, las gotas de vino rosado.

Las ortigas que se desbordan metódicamente

en las casas abandonadas de los exiliados.

Debes alabar al mundo mutilado.

Viste los yates y los barcos modernos

a uno de ellos le esperaba un largo viaje

mientras que el salado olvido esperaba al resto.

Has visto a los refugiados que no van a ninguna parte,

has oído a los verdugos cantar alegremente.

Debes de alabar al mundo mutilado.

Recuerda los momentos en que estuvimos juntos

en una habitación blanca y la cortina revoloteaba.

Regresa en el recuerdo al concierto donde la música estallaba.

Recogiste bellotas en el parque en otoño

y las hojas se arremolinaban en las cicatrices de la tierra.

Alaba el mundo mutilado

y la pluma gris que perdió un zorzal,

y la delicada luz que se desvía y desaparece

y regresa.

Recomendación: Ser Azar

El jueves pasado se presentó en el Centro Xavier Villaurrutia el nuevo libro de poesía de mi querida Julia Santibañez, Ser azar. De regreso a mi casa con 2 mezcales encima, leí un poema, dos, y cuando me di cuenta ya lo había leído completito y quería hacerlo de nuevo. Ser Azar está divido en tres partes: Vida, Amor y Muerte. Elegir estos tres temas para formar un libro y dividirlo de esta manera es como echarse a los leones sin espada. Un acto de absoluta valentía, honestidad o ingenuidad, y cualquiera que conozca a Julia sabe que de lo tercero no se le puede acusar. Ser Azar sale victorioso en este acto de audacia a base de honestidad, que es uno de las mayores virtudes de un poeta, de imágenes precisas, y de humor. Ser azar es un libro igual de generoso que su autora.

Naturalmente mi parte favorita fue la segunda, dedicada al amor; sin embargo en tantos de los poemas encontré lo que tantas veces he querido decir y no he podido ante, precisamente, el amor, la vida y la muerte. Pero ya he dicho más de lo que pretendía, porque nada los convencerá tanto como un poema suyo, dificil de elegir solo uno, así que les dejo este poema de amor sensual, y les recomiendo mucho que lo busquen ya en las librerías.